Whisky a Go Go, el Templo del Rock and Roll

Prosiguiendo mi viaje a través del anecdotario del whisky, hoy quiero detenerme a tomar algo en el local de música en directo más relevante para el rock and roll que haya existido nunca.

Un sitio con casi sesenta años de antigüedad, refugio del rock desde sus inicios y trampolín de músicos y bandas tan fundamentales como The Doors, Janis Joplin, The Ramones, Blondie, Van Halen, Mötley Crüe, Guns ’n Roses o System of a Down, por citar sólo a unos cuantos.

Fear Factory ath the Whisky a Go Go

Sí, estoy hablando del celebérrimo Whisky a Go-Go, la esquina más macarra del Sunset Strip Angelino.

En ésta entrada haré un breve recorrido por su historia: nos detendremos en sus orígenes, sus luces y sus sombras, y también descubriremos algunas de las anécdotas más sorprendentes, insólitas y por supuesto más canallas e irreverentes de la historia musical contemporánea.

Agarra bien tu whisky, porque ya empezamos.

 

ORIGEN DEL WHISKY A GO GO

Si bien ya existía un Whisky a Go Go en Chicago, fundado en 1958, el local destinado a cambiar para siempre la música rock no abrió sus puertas hasta 1964.

Ya desde el principio, el club destacó por desarrollar una relación más bien tensa con las autoridades. Tensión que alcanzó su punto más álgido durante las revueltas ‘hippies’ de Sunset Strip en el ‘66.

Por otro lado, y debido a las leyes «zonales» de Los Ángeles, el bar tuvo que escribir su nombre sin la ‘e’ de ‘Whiskey’, pues era ilegal que los bares se llamasen igual que una bebida alcohólica. Incluso tuvo que denominarse ‘The Whisk?’ durante un tiempo.

Whisky a Go Go Banner

También destacó bien pronto por ser un gran centro de promoción discográfica, sobre todo para los grupos de la zona: managers, productores, músicos y promotores se buscaban y encontraban allí.

Artistas como Otis Redding, Johnny Rivers, The Byrds o Buffalo Springfield se apoyaron en el Whisky a Go Go para hacerse un hueco en la industria musical. Frank Zappa y su banda “The Mothers of Invention” lograron su primer contrato discográfico actuando allí. Fué allí también donde, mucho más tarde, unos jóvenes gamberros ficharon a un tal Cliff Burton para el grupo que estaban formando. Un grupo que pasó a la historia bajo el nombre de Metallica.

Pero si existe una anécdota sorprendente y poco conocida sobre el Whisky a Go Go, es que dicho bar fue el origen de las bailarinas de los clubs.

Las Go-Go’s del Whisky a Go Go

¿Nunca te has preguntado por qué se les llama “go-go’s” a las bailarinas de las discotecas? En efecto, deben su nombre y su popularidad a éste bar.

Pero, ¿Cómo sucedió exactamente?

El mismo día de su inauguración, se programó un concierto de Johnny Rivers. Entre canción y canción, la DJ del local pinchaba discos y bailaba para entretener al público desde la cabina, que estaba hecha enteramente de cristal y se encontraba suspendida sobre la pista de baile.

Viendo la buena acogida que tuvo aquella idea, los dueños contrataron chicas que bailasen en la cabina. Una de ellas, Joane Labine, creó el ‘uniforme’ original de las go-go’s: minifalda con flecos y botas altas, todo de color blanco.

Dicho atuendo fue copiado en todo el mundo. El resto, como suele decirse, es historia.

 

AÑOS 60: THE DOORS Y JANIS JOPLIN

Esta década fué quizás la más gloriosa que ha dado la historia del rock, y lógicamente dejó su impronta en el recién nacido local. De todas las grandes estrellas que pisaron sus tablas en aquella década mágica, hay muchas que merecen ser destacadas.

Los Cream de Eric Clapton tocaron allí su éxito ‘Sunshine Of Your Love’ meses antes de que saliese publicado en el disco ‘Disraeli Gears’. El 5 de Enero del ‘69, los Led Zeppelin sacudieron el local con un concierto memorable.

Pero de entre todas las leyendas del rock que asomaron por el ‘Whisky’ en aquella época, hay dos que merece la pena destacar: The Doors y Janis Joplin.

Durante tres gloriosos meses, del 23 de Mayo al 21 de Agosto de 1966, The Doors tocaron una media de dos veces por noche en el Whisky a Go Go.

The Doors

Fueron, por así decirlo, el grupo de la casa.

Telonearon a bandas consagradas del momento, como Love, Buffalo Springfield, Them, Johnny Rivers o Captain Beefheart and His Magic Band.

En esas actuaciones, The Doors daban rienda suelta a su creatividad… y a su lisergia. No era nada raro que Jim Morrison estuviese tan colocado que se cayera del escenario en mitad de la actuación.

‘The End’ fué el final

Pero sin duda la anécdota más famosa de aquella época tuvo lugar en la que sería la última actuación del grupo en el Whisky a Go Go.

Durante la interpretación del famoso tema ‘The End’, Jim Morrison, colocado como de costumbre, improvisó por vez primera la llamada ‘parte Edípica’ de la letra, que terminaría incluida en la canción.

El escándalo fue mayúsculo y, como reconoció el propio Morrison en una entrevista, al día siguiente fueron despedidos.

Todo el episodio quedó magistralmente reflejado en el biopic que Oliver Stone dedicó a la banda en 1991.

El último trago de Janis Joplin

Janis 3

Janis Joplin y su banda también fueron habituales del Whisky a Go Go durante la última mitad de la década. En la web del club podemos leer a uno de los dueños, Mario Maglieri, recordando a la Dama Blanca del Blues:

“Era una gran artista, pero también era muy dejada. Uñas sucias, melena sin peinar. Parecía que no se había bañado en un mes. Y esa voz ronca… 

Bueno, ella vino una noche. Estaba sentado a su lado, no sé de qué diablos estábamos hablando. La camarera se acercó a la mesa. Janis le dice «Dame un trago«.

Entonces la chica trajo un Southern Comfort on the rocks. ¿Y qué crees que dijo Janis? «¡Quiero toda la puta botella!» Así era Janis. Realmente la amaba, musicalmente y como persona. Era una chica genial, ¿Sabes lo que digo?”

El 4 de Octubre de 1970, la Bruja Cósmica abandonaba este mundo, tras pasar su última noche con vida en el Whisky a Go Go. El hijo de Mario, Mikeal Maglieri, refiere en otra anécdota cómo creyó haber sido el responsable de su muerte:

«Serví a Janis Joplin su último trago, cuatro chupitos de Southern Comfort, y papá dijo:» Mete la botella en su maletero«. Al día siguiente, los titulares decían que murió intoxicada por alcohol. En realidad fué por la heroína, pero durante tres días creí que la había matado. Era una chica dulce, pero dejada. Compraba su ropa en tiendas de segunda mano.”

Janis 2

 

AÑOS 70: EL PUNK, AL RESCATE

La segunda mitad de los años ‘70 no fue divertida para ninguna sala de música en directo. El Whisky a Go Go no constituyó una excepción.

Tras el éxito del Woodstock, los sellos musicales apostaban cada vez más por los ‘tours’ en estadios y festivales para promocionar a sus artistas, dejando de lado los conciertos en salas.

La recesión económica y la inflación hacían inviable que las salas pudiesen bajar el precio de las entradas y sobrevivir. Para colmo, la competencia en Sunset Strip se volvió feroz, con nuevos locales como el Roxy Theater o el Starwood.

Así las cosas, y pese a algún concierto sonado como el de The Runaways en el ‘75, el local estaba de capa caída. Terminó cerrando a finales del ‘76.

The Runaways

Aquí podría haber terminado todo. Este podría haber sido el final de una leyenda, malograda casi antes de nacer. Pero entonces vino al rescate el más inverosímil de los héroes.

El Punk.

Una nueva estrategia

Pese al cierre, el socio Elmer Valentine no se rindió. Unió fuerzas con otros dos gigantes de la industria, Marshall Berle y Kim Fowley, y trazaron un plan aparentemente suicida para tratar de devolver al ‘Whisky’ su antiguo éxito.

En lugar de intentar captar conciertos de bandas ya consagradas, se dedicaron a dar cabida a toda esa nueva ola de grupos locales cuyo estilo era demasiado rudo y estridente para las emisoras de radio.

Decidieron abrazar el naciente fenómeno punk y new wave, que ya arrasaba en Nueva York, y se convirtieron en el epicentro californiano de aquella nueva ola musical.

Así, desde entonces hasta el final de la década, el Whisky a Go Go subió a sus escenarios a lo más granado del punk y la new wave, como The Germs, X, The Quick, Venus and the Razorblades,The Dictators, Talking Heads,The Ramones, Blondie o Misfits.

Ramones_1976

El plan trazado por aquellos tres visionarios tuvo un éxito absoluto.

Tampoco dejaron de acudir al ‘Whisky’ algunos de los mejores grupos de rock del momento, tales como The Jams, Tom Petty and the Heartbreakers o Van Halen.

Fué esta última banda, y su concierto de año nuevo el 31 de Diciembre del ‘79, quienes pusieron simbólico fin al dominio del punk en el ‘Whisky’, para dar paso a la ola musical de la siguiente década: el Heavy Metal.

 

AÑOS 80: MÖTLEY CRÜE Y GUNS ‘N ROSES

Durante los años ‘80 pasaron por el Whisky a Go Go muchas de las bandas de hard rock y heavy metal más importantes de California: Poison, Quiet Riot, Mötley Crüe, Alice Cooper, Red Hot Chili Peppers, Metallica o Guns ‘n Roses, entre otros.

Mötley Crüe vieron cómo despegaba su carrera cuando lograron llenar tres noches seguidas el aforo del ‘Whisky’ en 1982. Quizá por ello le dedicaron el tema ‘Down at the Whisky’, y rodaron allí su videoclip ‘Kickstart my Heart’. También grabaron un directo entre sus cuatro paredes.

Motley Crue

Algunas de las fiestas más salvajes del ‘Whisky’ tuvieron a este cuarteto ‘glam’ de protagonistas.

En una ocasión Nikki Sixx, bajista del grupo, ató a una groupie en el baño del ‘Whisky’ con el cable de una guitarra. Después se olvidó completamente de ella porque el batería Tommy Lee (Sí, el ex de Pamela Anderson) le invitó amablemente a una raya de cocaína.

Quien quiera un tríptico más detallado de la vida y milagros de estas cuatro balas perdidas, en Netflix han hecho una estupenda serie dedicada a la banda, llamada ‘The Dirt’.

gnr

Entre finales de 1982 y principios de 1985 el local permaneció cerrado, volviendo con fuerza renovada tras este breve hiato.

Para el año 1986, los Guns ‘n Roses tocan en el Whisky a Go Go con frecuencia. La primera vez que sonaron en vivo futuros clásicos como ‘Sweet Child O’ Mine’, ‘Mr. Brownstone’ o ‘Ain’t Goin’ Down’ fue sobre sus tablas.

Poco después alcanzaron fama mundial gracias a su primer álbum ‘Appetite for Destruction’(1987).

Y así, tras una década de cuero negro y cardados, llegaron los ‘90.

 

AÑOS 90: ESOS CHICOS RAROS DE SEATTLE

Al igual que sucedió con el Punk, una nueva ola musical desplazaba poco a poco al Hard Rock y al Heavy Metal del Whisky a Go Go… y de las emisoras de radio.

De la empobrecida Seattle emerge toda una hornada de nuevos músicos de rock, vistiendo ropa de segunda mano y tocando un rock sucio y desmañado, más cercano a las oscuras cadencias de Black Sabbath que al virtuosismo alegre de Van Halen o la frenética dureza de Metallica.

Como no podía ser de otra forma, el ‘Whisky’ prestó su escenario a lo más selecto de la camada. Muchos de aquellos grupos no tardaron demasiado en sonar por todo el mundo: 7 Years Bitch, Fitz of Depression, Mudhoney, Melvins, Soundgarden, Hole y, por supuesto, Nirvana.

Kurt Cobain

Andado el tiempo, el mundo entero se referirá a esta clase de grupos empleando una palabra que entró a formar parte del vocabulario del rock: eran Grunge.

Pero no sólo el Grunge visitó las tablas del ‘Whisky’ en aquella década. Otros grupos de la naciente escena nu-metalera también se hicieron hueco. Por ejemplo, System of a Down dieron allí un concierto en 1997, hoy legendario.

Entonces carecían de sello discográfico y sólo habían publicado alguna maqueta. Poco después llenaban estadios y vendían millones de álbums. Pero fué en aquel pequeño club donde su canción ‘Blue’ sonó en directo por primera y única vez hasta la fecha.

Por último, la fama del Whisky a Go Go volvía a atraer a grupos ya consagrados, deseosos de actuar en un lugar histórico para el rock and roll.

A modo de ejemplo, tenemos el concierto que la banda Oasis interpretó en 1994. Liam Gallagher salió al escenario tan sumamente colocado que su hermano Noel dejó la banda justo después de aquella actuación.

Oasis

 

DEL 2000 HASTA HOY: LA CONSAGRACIÓN

La llegada del nuevo siglo trajo consigo el reconocimiento mundial que se venía fraguando durante décadas. Así, en el año 2006, Whisky a Go Go se convierte en el primer y único local de música en directo inscrito en el Rock and Roll Hall of Fame.

En el aspecto estrictamente musical, los últimos veinte años han sido una suerte de impasse. El ‘Whisky’ no ha apadrinado ninguna ola musical. Ningún grupo ha vuelto a sacudir los cimientos de la cultura occidental desde sus tablas.

¿Es el signo de los tiempos?¿Acaso Internet y Youtube han cambiado para siempre las reglas de juego?¿Artistas como Rosalía o Billie Eilish ya no necesitan de ningún club para ser tomados en serio por la industria?

Quién sabe.

Sólo espero haberte transmitido la tremenda importancia que tiene esta esquina de Sunset Strip para entender lo que ha sido y es la música rock, al tiempo que honra con su nombre a nuestra bebida favorita.

Y también espero que hayas disfrutado del trayecto tanto como yo.

Si me has acompañado hasta aquí, te doy las gracias de corazón. Seguiremos con nuestro viaje en futuras entradas.

whisky a go go logo

Digiprove sealCopyright secured by Digiprove
¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 7 Promedio: 5)

Deja un comentario