Heroínas del whisky, 3ª parte: Helen Cumming

¿Buscas el mejor whisky de este año? Consulta mi guía sobre el mejor whisky del mundo

En el artículo de hoy, retomo la apasionante saga de las Heroínas del Whisky. Vamos a por la tercera de ellas: una mujer tan icónica que su silueta es uno de los símbolos más reconocidos y reconocibles en el mundo del whisky.

¿Qué hombre puede decir lo mismo?¿Johnnie Walker? Caminó tras sus pasos, nunca mejor dicho. Sigue leyendo y lo comprobarás.

Cardhu Johnnie Walker

La Reina de Cardow

En efecto, antes de que Johnnie Walker fuese lo que es hoy día, en Escocia era una mujer quien dirigía la destilería más importante. Una destilería llamada Cardow, en honor al pueblo en donde se situaba, pero que pasó a la historia por la versión gaélica de su nombre: Cardhu, que significa “Roca Negra”. Pero no nos adelantemos.

A principios del S XIX, en Cardow, Aberlour, Escocia, existía una granja propiedad de la familia Cumming. El cabeza de familia, Johnn Cumming era granjero, pero su esposa Helen se dedicaba a algo más que las tareas domésticas. Sabemos, por Alfred Barnard y su extraordinaria “Enciclopedia del Whisky”(1893) que Helen no era en absoluto una mujer como cualquier otra. Así, nos dice Barnard:

“(Helen era) un personaje extraordinario y una mujer de muchos recursos; poseía el coraje y la energía de un hombre, y en los dispositivos y planes para evadir la vigilancia de los calibradores [los que buscaban alambiques ilícitos y la raíz de la palabra calibrar], ningún hombre ni mujer del distrito podía igualarla.»

En efecto, Helen se ganó el respeto de sus vecinos en un momento en que destilar whisky en Cardow era ilegal. Mucho antes de que las licencias para fabricar whisky llegasen a la zona, allá por 1824, Helen ya destilaba de forma casera el mejor whisky del distrito.

Pero lo cierto es que toda la villa, y no sólo la granja Cumming, era un hervidero de whisky ilegal.

Cardhu_etiqueta

El Símbolo del whisky

Las autoridades lo sabían, y por eso enviaban a los mencionados inspectores, dispuestos a sancionar duramente a todo infractor que pillaran in fraganti durante sus pesquisas.

Según cuenta la historia, siempre que Helen divisaba a estos inspectores de camino a su granja, colgaba su ropa o levantaba una bandera roja para alertar a sus vecinos. Así, cuando los prochahs, o niños “mensajeros” del pueblo, veían la señal, corrían para avisar al resto de los destiladores.

Hmm… ¿Dónde hemos visto antes a una señora vestida de época ondeando una bandera? Exacto, en las etiquetas de Cardhu.

Cardhu 200 aniversario

Una vez llegaban a su propiedad, Helen recibía a los inspectores con amabilidad y hasta les ofrecía una cama para descansar antes de proseguir con el viaje… siendo ella misma la destiladora ilegal más próspera y conocida en la región. No le faltaba sangre fría.

Otra de las historias que se cuentan de ella nos la describe andando 20 millas (unos 32 Kms) con vejigas de cabra llenas de whisky y atadas debajo de su falda. Así las ocultaba de los “calibradores”, para venderlas en la vecina localidad de Elgin a sus parroquianos, ansiosos por degustar el mejor whisky de la zona.

La Sucesora

Una vez se liberaron las licencias de whisky en Cardow, su marido John se registró como «destilador de whisky de malta genuino». Pero Helen fue quien se encargó siempre de todo lo relacionado con el negocio.

Además de valiente y emprendedora, Helen fue una mujer muy longeva, y alcanzó la provecta edad de 98 años. Toda una hazaña para la época. Por si fuera poco, la dirección de la destilería no le impidió tener ocho hijos y la friolera de cincuenta y seis nietos.

Pero aunque la vida de Helen llegase lógicamente a su fin, no ocurrió lo mismo con el reinado femenino en Cardhu. Ella misma se encargó de designar a su sucesora. Otra mujer extraordinaria: su nuera Elizabeth.

Cardhu bandera

Elizabeth era la esposa del hijo de Helen, Lewis, quien había dirigido la destilería a fines de la década de 1860, aumentando su producción de 240 galones semanales a 500. Cuando Lewis murió prematuramente en 1872, fue Elizabeth quien asumió la dirección de la destilería. Según cuenta Barnard:

“La Sra. Lewis Cumming dirigió personalmente el negocio durante casi diecisiete años, y sólo a sus esfuerzos se debe el éxito continuo de la destilería. Fue esta señora quien amplió la destilería en 1884, tiempo anterior al cual la planta sólo podía producir 500 galones por semana; después de que ella hiciera las alteraciones y adiciones extensas, la nueva destilería produjo 1,680 galones. Como contable y corresponsal, la señora Cumming no tiene, en su propio sexo, un igual en este país «.

Llegados a este punto, la mayor producción de Cardhu se vendía a otras destilerías. Una de ellas era Alexander Walker, de John Walker and Sons. Otros viejos conocidos de los amantes del whisky.

El Legado

En efecto, a finales del siglo XIX, los Walker compraron Cardhu, una de las primeras adquisiciones que hizo el grupo, y el cuartel general del grupo Johnnie Walker en la actualidad. Sin embargo, Elizabeth no permitió que la apartaran del negocio al que había dado tanto, y se aseguró un asiento en la junta para su hijo John Cumming.

También se aseguró de que ningún trabajador de la destilería fuese despedido, y fue igualmente responsable de que llegase electricidad a la zona, siendo uno de los primeros sitios del Speyside en tener acceso a esta moderna fuente de energía.

Por último, Elizabeth continuó viviendo en la finca Cardow hasta su muerte. Nadie tuvo nada que objetar, pese a que ya no era la dueña.

Hoy, ciento veinte años después, Cardhu es propiedad de Diageo, al igual que Johnnie Walker. Su producción también ha aumentado sustancialmente, alcanzando los 3,3 millones de litros por año. Pero sin el trabajo y el talento de estas dos mujeres del whisky, no se habría convertido en el lugar que es hoy día.

Cardhu-distillery-flag

Bien, pues aquí termina el tercer artículo dedicado a las heroínas del whisky. Si me has acompañado hasta el final, tienes mi agradecimiento.

No te pierdas a la cuarta y última de nuestras Heroínas. Una mujer absolutamente inclasificable: fue graduada universitaria, la única propietaria de una destilería escocesa durante el S XX, colaboró con el ejército británico durante la Segunda Guerra Mundial, y aún así encontró tiempo para salvar y reflotar a una de mis destilerías favoritas.

¿Qué de quién hablo? Vuelve por aquí a menudo y pronto lo descubrirás 😉

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 1 Promedio: 5)

Deja un comentario

error: Content is protected !!