Heroínas del whisky, 2ª parte: Ellen Jane Corrigan

Continuamos con la saga de artículos dedicados a las mujeres más relevantes en la historia del whisky. Nuestra primera heroína fue Rita Taketsuru, a quien dedicamos un artículo aquí. En esta ocasión toca hablar nada menos que de la primera mujer directora de una gran destilería en Irlanda. En concreto, directora de la ilustre Bushmills.

old busmills

Directora en todo, menos en el nombre. Hablamos de Ellen Jane Corrigan.

Ellen se vió obligada a tomar las riendas de la destilería al fallecer su esposo Patrick en enero de 1865. En aquella época, las mujeres eran relegadas a un papel subalterno en el mundo de los negocios. Dicha circunstancia no impidió que Ellen fuera la artífice indiscutible del ascenso de Bushmills, sentando las bases que sustentan la actual compañía, famosa en el mundo entero.

De puertas hacia afuera, Old Bushmills estaba a cargo de James McColgan, socio del difunto marido de Ellen, mientras que ella figuraba como viuda del propietario hasta en la correspondencia empresarial. Pero en realidad, McColgan se limitaba a hacer el whisky, mientras que toda la parte mercantil y comercial recayó sobre los hombros de Ellen.

Así, fue Ellen quien negoció exitosamente un contrato de arrendamiento sobre los terrenos de Bushmills en 1874. También fué ella quien logró preservar el suministro de agua de la zona, de excelente calidad e indispensable para el destilado de whisky, asegurando su acceso exclusivo para Bushmills. Ellen también fué quien introdujo por primera vez el suministro eléctrico en todas las instalaciones de la destilería.

barrel room

Sin embargo, su logro más relevante para la compañía fué sin duda su oposición a que Bushmills se convirtiera en un simple suministrador de whisky a granel para otras destilerías más grandes. En aquella época era costumbre que las destilerías locales se limitaran a vender su producción a los gigantes del sector. Estos últimos empleaban dicho whisky en la elaboración de sus propios blends.

Por contra, Ellen vió el potencial de su pequeño negocio y decidió no vender una sola gota de su whisky. En su lugar, decidió ponerlo a añejar en barricas propias, consciente de que un buen whisky podría competir contra los blends más baratos de la competencia, carentes por completo del sabor dulce, refinado y complejo del whisky envejecido en barrica.

Bushmills jamás habría sido la marca que es hoy si Ellen se hubiese resignado. Su negocio habría corrido la misma suerte que Benrinnes o Clynelish; destilerías productoras de un whisky excepcional… destinado a la elaboración del Blue Label de Johnnie Walker, uno de los whiskys más célebres y exclusivos del mundo, verdadero emblema de la marca, y que reporta escaso o ningún crédito a las pequeñas destilerías que contribuyen a su creación.

Anuncio BUSHMILLS

Mientras Ellen estuvo al mando, Bushmills llegó a producir la friolera de 80.000 galones de whisky al año para 1865, llegando hasta los 100.000 galones anuales en fechas posteriores. Sabemos, por fuentes de la época, que su whisky gozó de renombre entre sus contemporáneos: “Podemos decir con seguridad que Old Bushmills es sin duda el mejor whisky irlandés que hemos probado.” (The Fishing Gazette)

Llegado el momento de vender Bushmills, Ellen se encargó personalmente de las negociaciones. Así, en 1880 vendió Bushmills por 3000 libras, una pequeña fortuna para la época. Pero lo insólito de aquella operación fue que Ellen logró algo jamás logrado por una mujer hasta entonces. Nada menos que un asiento en el directorio de la empresa adquirente, con derecho a voto.

Desde entonces hasta nuestros días han sido muchas las mujeres que han dejado su impronta en Old Bushmills: Janet Boyd, sin ir más lejos, fue fundamental para la supervivencia de la marca durante la época de la prohibición. La primera maestra blender de la historia de Irlanda, Helen Mullhogan, trabajó en Bushmills desde 2005. En 2021 se retiró y fue sustituida por la actual maestra blender, Alex Thomas.

alex thomas

Todas ellas siguieron el camino abierto por la excepcional Ellen Jane Corrigan.

Bien, pues este ha sido el segundo artículo sobre las Heroínas del whisky. Si me has acompañado hasta el final, tienes mi más sincero agradecimiento. Ah, y no tardes en volver, pues dentro de bien poco te hablaré de la tercera heroína del whisky. Una mujer que estampó literalmente su figura en la historia de nuestro amado licor. Hasta entonces 🙂

Digiprove sealCopyright secured by Digiprove
¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 2 Promedio: 5)

Deja un comentario